jueves, 21 de marzo de 2013

La ridícula idea de no volver a verte

No es fácil definir lo que es este libro. 
Dentro podemos encontrar desde las confesiones más íntimas de la autora a lecciones de física. Por momentos parece un libro de autoayuda mezclado con la biografía de Madame Curie...
Pero quizá, sobre todo, es una historia de Amor y de Muerte. 
Dos palabras, dos términos, dos conceptos, que parecen totalmente enfrentados, totalmente opuestos, totalmente incompatibles.
Pero, como nos va relatando Rosa Montero, dos aspectos consustanciales en nuestras vidas.
Tanto, que tal vez nunca sabremos realmente qué es la Vida hasta que no hayamos conocido realmente qué es el Amor y qué es la Muerte.
Hacernos comprender esta verdad (¿filosófica?, ¿psicológica?, ¿científica?) relatándonos de trayectoria vital de Marie Curie, es, sin duda, una de las más geniales aportaciones del libro.
A través de sus páginas descubrimos que detrás de la adusta expresión de seriedad de la más grande científica del siglo XX, había una mujer enamorada con pasión.
E intercalando fragmentos del diario que Marie Curie escribió tras la muerte de su marido, Rosa Montero, casi sin querer, va desnudando también su alma, su alma enamorada. 
Con una tremenda tristeza, pero también con una gran delicadeza, la autora comparte con nosotros su dolor por la pérdida del ser amado. Esa pérdida que, quizá, sea un duro, muy duro, modo de descubrir cuánto hemos amado.