sábado, 11 de julio de 2009

2012

Creo que ya voy teniendo claro por qué todos nuestros políticos, a nivel local, regional, nacional e internacional, cada vez tienen menos rubor en hacer grandes promesas para el futuro:
El G8 fija reducir un 80% los gases de efecto invernadero para el 2050.
La pobreza será erradicada del mundo en el año 2015.
El Gobierno anuncia el cierre de Garoña para el 5 de julio de 2013.
El macroproyecto de casinos en los Monegros, conocido como Gran Scala, abrirá en 2012.
Lo mismo, hasta las obras de restauración del castillo de Caspe estarán terminadas para el 2012.

Por prometer, que no quede. Total:






Creo que los ciudadanos de a pie, todo aquello que tengamos intención hacer, nuestros proyectos e ilusiones,deberíamos emprenderlos hoy mismo. No los vayamos dejando para mañana, para otro día, para el futuro. No vaya a ser que los mayas, Nostradamus o Hollywood tengan razón.
Hoy es el principio del resto de nuestra vida.